Caja de Ingenieros lanza la primera tarjeta ecológica contactless de Mastercard en Europa.

12/04/2018

  • La tarjeta MOVE de Mastercard, destinada a clientes menores de 26 años, permitirá retirar efectivo gratis en todo el mundo

 

  • La tarjeta está fabricada con un material biodegradable que sustituye al plástico.

Caja de Ingenieros lanza la primera tarjeta ecológica contactless de Mastercard en Europa.

Caja de Ingenieros lanza la MOVE Mastercard, la primera tarjeta ecológica de Mastercard en Europa. Se trata de una tarjeta de débito para menores de 26 años que permite a sus usuarios retirar efectivo gratis, tanto en el ámbito nacional como internacional, y que está fabricada con un material sustituto del plástico para reducir al máximo su impacto medioambiental.

Con este lanzamiento, que forma parte de IMAGINA, el programa joven de Caja de Ingenieros, la entidad completa el programa de soluciones que ofrece al segmento joven, muy proclive a soluciones sostenibles. La nueva tarjeta, con tecnología contactless, permite a los titulares beneficiarse de cobertura mundial y condiciones especiales en el extranjero.

En palabras de Paloma Real, directora general de Mastercard España, "en nuestra compañía trabajamos día a día para ofrecer nuevas soluciones tecnológicas innovadoras y adelantarnos a las verdaderas necesidades de nuestros clientes. La nueva tarjeta MOVE de Caja de Ingenieros demuestra nuestra apuesta por mejorar la experiencia de pago de los jóvenes y facilitar su movilidad".

Por su parte, Joan Cavallé, director general de Caja de Ingenieros, afirma que "nuestro compromiso con la sociedad y, concretamente, con los jóvenes, nos ha llevado a ofrecerles una tarjeta que se adecua a sus necesidades y que, además, apuesta por la sostenibilidad. Mastercard es nuestro aliado por su compromiso con la mejora constante de la experiencia de pago de los usuarios y por su apuesta por innovar en productos sostenibles." Cavallé añade que "la sostenibilidad del planeta nos concierne a todos y desde Caja de Ingenieros seguiremos trabajando para aplicar esta iniciativa al conjunto de los medios de pago que ofrecemos a los socios así como a nuevas propuestas que ayuden a reducir la huella de carbono en costes atribuidos"

La tarjeta se ha realizado a partir de un sustituto del plástico, llamado ácido poliláctico (PLA), que se produce a partir de fuentes renovables como el maíz. Dicho material se puede reciclar una y otra vez para generar su resina inicial, sin perder la calidad. Además es biodegradable, no genera emisiones de carbono y no es tóxico si se incinera.